Realismo y Naturalismo

Os dejo aquí un poco de teoría sobre el Realismo y el Naturalismo, que hay que complementar con lo que aparece en el libro de texto.

Contexto histórico

Recordemos que el siglo XIX es un siglo de gran inestabilidad política. En 1868 se produjo una revolución llamada La Gloriosa que provocó la caída de la reina Isabel II y el exilio de la familia real. Después de muchos cambios políticos se alcanzó un período de paz que se inició con la Restauración de la monarquía, en la persona de Alfonso XII. Este período se caracteriza por un bipartidismo entre liberales y conservadores (un turno pacífico, de ambos partidos, en el poder).

Realismo

El Realismo es un movimiento literario surgido en la segunda mitad del XIX en Europa. Defiende la observación minuciosa de la realidad. En España se siguen los patrones de Europa. Sus características literarias son las siguientes:

  • Observación objetiva: La obra realista nace de la observación y análisis minucioso de la realidad (en contra de la imaginación y subjetividad románticas). Por ello los autores quieren conseguir la verosimilitud.
  • Ambientación contemporánea: El escritor refleja el momento en el que vive. No huye a otras épocas. Por eso muchas novelas prefieren una ambientación urbana.
  • Análisis psicológico de los personajes: Los protagonistas de la narrativa realista son personajes normales, sin características heroicas.
  • Los personajes pertenecen a la burguesía: En las últimas obras de este movimiento empieza a aparecer el proletariado.

Podemos destacar a grandes novelistas europeos como Gustave Flaubert (Madame Bovary) y Fedor Dostoievsky (Crimen y castigo).

Naturalismo

El Naturalismo surgió en Francia y pretende llevar hasta el extremo los objetivos del Realismo. Fue un movimiento muy polémico. En concreto, en España hubo muchas dificultades para su propagación, ya que los escritores rechazan el determinismo y defienden el libre albedrío. Emilia Pardo Bazán fue la escritora que difundió este movimiento en España; pero, como las ideas del Naturalismo casaban mal con el espíritu religioso de muchos autores, este movimiento tuvo poca difusión. Sus características literarias son las siguientes:

  • Observación objetiva
  • Ambientación contemporánea
  • Analizan el comportamiento de los seres humanos, intentando explicar las causas de los mismos. Para ello tienen en cuenta las nuevas ideas científicas acerca del ser humano (determinismo, herencia biológica, selección natural…)
  • Los personajes suelen tener deficiencias físicas o psíquicas (muchas veces hereditarias) y llevan una vida miserable.

El determinismo es una doctrina filosófica según la cual todo lo que acontece viene determinado por los acontecimientos y los factores materiales, pero no por la voluntad humana. La selección natural de las especies es una idea que defiende que la naturaleza selecciona a aquellos individuos con mejor capacidad de adaptación, una idea que viene de Darwin. Por último, la herencia biológica se considera fundamental para el ser humano, que depende de ella (Darwin).

Émile Zola. es el máximo teórico y representante del Naturalismo.

El narrador

Las primeras novelas del Realismo se denominan “novelas de tesis”. En ellas, el autor pretende demostrar una idea. Tanto las acciones como los personajes resultan un poco forzados: todo está condicionado demostrar una tesis.

El narrador de este tipo de novelas es omnisciente, es decir, conoce todo acerca de los personajes, se sus sentimientos, pensamientos, su biografía pasada, lo que hará en el futuro etc. Muchas veces, este tipo de narrador opina acerca de los acontecimientos que se plantean en la novela e incluso acerca de sus personajes.

En algunas novelas realistas aparece la técnica del perspectivismo, que consiste en relatar la misma acción, pero desde dos puntos de vista diferentes, es decir, desde la perspectiva de dos personajes diferentes del relato. Con esto se consigue dar mayor objetividad al relato.

Según va avanzando el siglo, aparecen las novelas de Leopoldo Alas, Clarín. Este autor es el maestro en la utilización de una nueva técnica llamada estilo indirecto libre. Se trata de un estilo narrativo en el que se insertan, dentro de los fragmentos narrativos, algunos enunciados propios del pensamiento de un personaje. En ocasiones la presencia del estilo indirecto libre puede ser reconocida por la variación de los tiempos verbales, pero sus rasgos caracterizadores son la presencia de rasgos lingüísticos en el discurso del narrador que solo pueden ser propios de un determinado personaje y la  constatación de que el mensaje contiene pensamientos, creencias, inquietudes o sentimientos que solo pueden ser
atribuidos a ese personaje.

Autores

  • Benito Pérez Galdós. Sus Episodios nacionales (historia novelada de la España del siglo XIX) tuvieron gran éxito. Podemos distinguir dos etapas en su narrativa:
    • Novelas de tesis: Doña Perfecta.
    • Novelas contemporáneas: Es la etapa que más se ajusta a los planteamientos del Realismo: La desheredada, Fortunata y Jacinta, Miau.
    • Los Episodios Nacionales pueden considerarse otro bloque.
  • Leopoldo Alas, Clarín. Destacan sus cuentos y narraciones breves. Solo escribió dos novelas: La Regenta y Su único hijo. Clarín maneja con maestría todos los recursos narrativos realistas, haciendo uso habitual del estilo indirecto libre.
  • Otros autores realistas son Pedro Antonio de Alarcón (El sombrero de tres picos), Juan Valera (Pepita Jiménez).
  • Los autores españoles no son verdaderos escritores naturalisas. Solo podemos destacar en ellos algunos rasgos naturalistas.
  • Emilia Pardo Bazán. Una escritora brillante, con una gran cultura, que desempeñó varios cargos culturales. Escribió La cuestión palpitante (trata de conciliar las ideas del Naturalismo con el cristianismo). Novelas importantes: Los pazos de Ulloa y La madre naturaleza (relata la degeneración y la ruina progresiva de una familia aristocrática).
  • Vicente Blasco Ibáñez, “el Zola español”. En La barraca y en Cañas y barro, ambientadas en Valencia, analiza los problemas sociales con crudeza.

Créditos

Tomado de Libros Marea Verde. Imagen: Benito Pérez Galdós

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *