La lírica culta medieval

Teoría sobre la lírica culta que se produjo durante el siglo XV.

Recursos

Los cancioneros

La principal característica es que su autor es conocido y la transmisión de los textos es escrita. Ello favorece la regularidad en la métrica.

Es frecuente que se traten temas similares a los que encontramos en la lírica popular. Estos poemas son más complejos.

Algunos de estos poetas son conocidos y cultivarán el amor cortés. En esta poesía se expresa el amor de un caballero a una dama (que suele mostrarse ingrata), a la que le ofrece su servicio (como si fuera un señor feudal).

Marqués de Santillana

Provenía de una familia noble vasca inclinada desde siempre a las letras. Como otros poetas cortesanos, pertenece a la nobleza y es notable su actividad política. Fue un hombre de gran cultura que llegó a reunir una importante biblioteca.

Es especialmente recordado por sus serranillas, poemas breves que narran del encuentro entre un caballero y una serrana o campesina. El tono de estas composiciones es notablemente más refinado que las que aparecen en el Libro de buen amor. Se imitan aquí las pastorelas francesas, pero inspiradas en una tradición popular autóctona propia.

También es recordado por ser el primero que escribió sonetos en castellano, Sonetos fechos al itálico modo.

Juan de Mena

No se sabe mucho sobre su origen, lo que hace sospechar que estos sean los de un judío converso. Gozó de gran fama como poeta en el siglo XV. Escribió poesía cancioneril considerada más sencilla que su obra más importante, de corte alegórico, como El laberinto de Fortuna o Las trezientas, dedicado a Juan II.

Jorge Manrique y las Coplas a la muerte de su padre

Su obra es muy breve, apenas 50 poemas repartidos por cancioneros. Su obra más importante son las Coplas a la muerte de su padre. Es una de las obras más profundas y bellas de toda la literatura española. Con estas coplas inmortalizó la memoria de su padre y se inmortalizó él mismo. Son, por tanto, la más célebre elegía escrita en castellano.

Constan de 40 estrofas (480 versos) organizadas en estrofas llamadas coplas de pie quebrado o manriqueñas. Cada copla desarrolla, por lo general, un pensamiento completo y coherente con una estructura métrica fija: 8a, 8b, 8c; 8a, 8b, 8c; 8d, 8e, 4f; 8d, 8e, 4f.

Las coplas se pueden dividir en tres partes:

  • La muerte en general. El autor reflexiona sobre el hecho de que no importa qué se haya sido o hecho en vida, puesto que finalmente la muerte llegará para igualar a todo el mundo.
  • La muerte de personas ilustres. Pone ejemplos de lo anterior citando a personas ilustres de la historia que, una vez muertos, no son importantes.
  • La muerte de su padre. Hace un halago de las virtudes de su padre: gran padre, gran guerrero, fiel a su rey y todas las virtudes de un caballero medieval. Se lamenta de que la muerte se lo lleve.

El tema de las coplas no es nada novedoso. Ya fue tratado anteriormente por otros poetas. La importancia de las coplas está en decir lo que dice con un lenguaje tan claro y tan sencillo, tan sobrio y tan preciso hasta el punto de hacerlas atemporales.

En las Coplas podemos encontrar los siguientes tópicos literarios:

  • Vita flumen. La vida es un río.
  • Homo vistos. La vida como un camino que hay que andar.
  • El poder igualador de la muerte.

Créditos

Adaptados de Libros Marea Verde y apuntes de Agustín Pérez. Recursos gracias a José María

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *