El género dramático

Apuntes sobre el género dramático

Definición

Llamamos teatro a aquellas obras literarias que son escritas para su representación por unos actores en un escenario. Sus rasgos más característicos son el uso del diálogo y que no aparece la figura del narrador.

El fin primordial de un texto dramático, aunque puede ser leído, es su representación en un escenario ante unos espectadores. Esta tarea es llevada a cabo por los actores, que encarnan a los personajes y que son conducidos por un director, que los organizará y transformará ese texto escrito en un espectáculo.

Elementos

  • La acción: serie de acontecimientos escénicos, que definen a los personajes según su comportamiento. La acción dramática debe tener como cualidades:
    • Unidad. Los clásicos exigían que la historia representada cumpliera la “regla de las tres unidades” (un lugar, un día y una acción). Hoy día sólo se sigue la unidad de acción: todo gira sobre un tema central.
    • Integridad: la acción debe ser completa, compuesta por la presentación, nudo y desenlace.
    • Verosimilitud: si el drama está relacionado con la vida lo representado debe tener apariencia de verdadero.
    • Interés: atraer la atención del espectador.
  • Los personajes: realizan la acción a través del diálogo. Al igual que en los textos narrativos, pueden clasificarse en principales y secundarios, planos y redondos.
  • La tensión dramática: estado anímico del espectador ante un acontecimiento inminente de la obra. Su finalidad es mantener la atención hasta el desenlace final.
  • Escenografía. Elementos que intervienen significativamente en la representación: decorado, vestuarios, iluminación, sonido…
  • Múltiples códigos. El sentido completo de una obra teatral no deriva exclusivamente de las palabras pronunciadas por los personajes, sino que en él intervienen otros códigos como el audiovisual (derivado del uso de una escenografía determinada), la cinésica (gestualidad y movimientos de los actores) y la proxémica (relación establecida entre los actores en escena).

Diferentes textos

Una obra de teatro está formado por dos tipos de textos: texto principal o primario y texto secundario.

Texto principal

Es el contenido de la obra en sí. Puede presentar la siguiente división:

  • Acto: unidad temporal y narrativa, marcada por la subida y bajada el telón. Las obras hasta el Renacimiento se dividían en cinco actos (presentación, intensificación, clímax, declinación y desenlace). El teatro de Lope redujo el número de actos a tres: exposición, nudo y desenlace. El teatro moderno suele estructurarse también en tres actos. La distinción entre actos se suele señalar de diversas maneras: caída del telón, intervención del coro, cambios de luces, etcétera.
  • Cuadro: Parte del texto que está marcada por el cambio total o parcial del decorado.
  • Escena: Parte de la obra que viene determinada por la entrada o salida de los actores. Cada vez que entran o salen personajes, se cambia de escena.

En el texto principal se pueden encontrar diferentes formas de expresión:

  • Diálogo: es la conversación entre dos o más personajes.
  • Monólogo: es el modo de expresarse cuando un solo personaje está hablando. Se llama también soliloquio.
  • Relación: un personaje relata a otros algo sucedido fuera de escena.
  • Aparte: uno o varios personajes dicen algo y los demás personajes fingen no enterarse.

Es importante señalar la importancia del coro, que tuvo gran importancia en las tragedias clásicas. Es un personaje colectivo que como un personaje colectivo que puede:

  • Ser la conciencia o los recuerdos del personaje que habla.
  • Encarnar la figura de una especie de adivinador o profeta que predice los acontecimientos que se van a desarrollar más tarde.
  • Servir de narrador o encarnar las reflexiones generales del autor.
  • Encarnar a una comunidad.

La acción contenida en el texto principal suele estructurarse de la siguiente manera:

  • Presentación: es el principio de la obra y en ella se presentan los datos más importantes.
  • Nudo: se inicia cuando se produce el conflicto dramático que altera la situación inicial. La trama se complica.
  • Desenlace: es el momento en que se resuelve el problema planteado en el desarrollo de la obra.

Texto secundario

Aporta la información necesaria para la representación del texto principal. También se le llama ‘acotaciones’ o ‘didascalias’. Pueden ser de diferentes tipos:

  • Sobre la acción: datos e indicaciones sobre el lugar en el que se desarrolla la acción (decorados, época, mobiliario, etc.); iluminación, con la que se expresan la hora del día, un espacio concreto, etc.; sonidos, para indicar o provocar diversos efectos.
  • Sobre los personajes: vestuario, movimientos, gestos, tono de voz, intencionalidad expresiva, etc.

Subgéneros

  • La tragedia. Se caracteriza por los siguientes rasgos:
    • La acción: se representa el enfrentamiento del individuo con algo o alguien que le supera.
    • El desenlace: termina con el fracaso, muerte o castigo de los protagonistas. Desenlace infeliz.
    • Los personajes: pertenecen a las clases elevadas.
    • El lenguaje es elevado, para adecuarse a la condición social de los personajes.
  • La comedia.
    • La acción: se basa en un enredo, normalmente de naturaleza amorosa.
    • El desenlace: termina con el éxito de los protagonistas. Desenlace feliz.
    • Los personajes: pertenecen a diferentes grupos sociales.
    • El lenguaje presenta diferentes niveles o registros, para adecuarse a la condición social de los personajes.
  • Tragicomedia. Mezcla elementos de la comedia y de la tragedia
  • Drama. Presenta un conflicto, pero alejado de la grandiosidad de la tragedia. El drama suele ser de carácter realista y burgués
  • Auto sacramental. Pieza de corta duración relacionada con el sacramento de la eucaristía. Está vinculado a la celebración de las fiestas litúrgicas y suele desarrollar pasajes bíblicos o vidas de santos
  • Entremés. Obrita cómica entre actos.
  • Sainete. Obra parecida al entremés, pero más larga.

Créditos

Material elaborado por el profesor Adrián Perales. Basado en material de Agustín Pérez y José María González-Serna Sánchez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.